General

¿PARA QUÉ SIRVE EL COMISIONADO DE SALUD MENTAL?

today04/06/2024 2

Fondo
share close

Lamentablemente lo que nos temíamos quienes llevamos años trabajando en la salud mental, se ha producido, vamos a peor con las ideas de este Comisionado de Salud Mental que sin experiencia suficiente se lanza a decir insensateces sin ningún aval científico ni técnico.


VIDAS DESESPERADAS

Una madre de un joven con esquizofrenia en el Bajo Aragón lleva años sumida en la desesperación porque su hijo no quiere medicarse. Dice el enfermo que le siguen e investigan a través de la televisión, los teléfonos móviles están controlados por «personas que quieren perjudicarnos», en definitiva, su vida es un sinvivir, sobre todo porque en un brote de ira (psicótico) hirió a su hermano con un arma blanca. Conozco al joven y es una persona que si se le obligara a medicarse, podría llevar una vida, más o menos estabilizada. Hoy vive encerrado en su cuarto y temo por él y por su madre. Ni con el deporte, ni con acudir a un sindicato recomendado por su médico la situación cambiaría.

 

Un compañero en Madrid, tiene a su madre con una depresión crónica desde hace tres años, donde su vida consiste en llorar y llorar. Sabe que tendrían que ingresar a su madre, pero en urgencias, casi siempre le diagnostican ansiedad y la mandan otra vez a su casa. Para ir al psicólogo tiene una lista de espera desalentadora, sus hijos intentan pasear con ella y motivarla con otras actividades, pero no tiene ánimo ni puede hacerlo, su medicación en este caso es vital pero también le haría falta un apoyo psicológico que no tiene, eso es la depresión.


NACE EL COMISIONADO DE SALUD MENTAL

Fui a la presentación del Comisionado de Salud Mental en el Ministerio de Sanidad el pasado 17 de abril, con la idea de que habría que trabajar en poner más ayudas para estas personas que sufren y no tienen profesionales que les atiendan de una forma continuada, también me esperaba encontrar a un equipo multidisciplinar de  profesionales que iban a marcar las nuevas pautas para ayudar a mejorar la salud mental de los españoles. 

Presentación de la comisionado de salud mental el pasado 17 de abril.

Dios nos libre de los que juegan a dioses con la vida de los demás, no se le ocurre otra cosa que recomendar en lugar de rubifen (un estabilizador del ánimo, muy prescrito también en las personas que sufren TDH ) que se practique deporte; en lugar de sertralina (un antidepresivo) recomiendan que vayan a ver asociaciones de feministas ¿cómo, esto es una coña? ¿qué pasa con los que no creen en el feminismo?…los tiramos al río… y para terminar con estas insensateces, en lugar de Lorazepam,(un fármaco para la ansiedad)  recomiendan ir a visitar un sindicato.

¿Dónde quedan los profesionales, psiquiatras y psicólogos que estudian y tantos profesionales que humanamente tratan de mejorar la salud de sus pacientes? ¿Donde están los representantes las entidades del mundo de la salud mental en primera persona y las entidades de familiares? ¿Cómo se los van a explicar a las familias?

¿Qué sindicatos y asociaciones feministas o grupos de deporte están preparados para tratar a personas con problemas de salud mental?

 

En una exhibición de Pádel Rock el pasado 11 de junio, participaron cuatro jugadores con un diagnóstico en salud mental. Todos toman su medicación, ya que saben las consecuencias de no medicarse.

 

Este fin de semana podíamos leer en el periódico La Razón unas declaraciones de uno de los psiquiatras más prestigiosos a nivel mundial, el Doctor Celso Arango «Las indicaciones de cuándo o cómo prescribir un fármaco las da el propio Ministerio a través de la Agencia Española del Medicamento. Ministerio que critica las pseudoterapias pero que, si se trata de salud mental, se olvida y las promueve ¿Dónde están la evidencia y los ensayos clínicos que demuestren que darse de alta en un sindicato es beneficioso?», declara a este periódico Celso Arango, director del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid. «Es un insulto para los pacientes y sus familiares. Si al final el dinero de sanidad para salud mental se va a vivienda y sindicatos, los perjudicados, como siempre, serán los enfermos y sus familias», añade.

Llueve sobre mojado para los psiquiatras, que llevan luchando contra un Ministerio «antipsiquiatría» desde que Sanidad presentará, en octubre de 2021, el Plan de Acción 2021-2024 de Salud Mental. «¿Nadie le ha dicho aún a la ministra que los factores sociales son más importantes en el cáncer de colon, en el de mama, en la diabetes y en la artritis reumatoide que en la esquizofrenia, el trastorno bipolar o el autismo? Cualquier residente sabe que las personas con esquizofrenia tienen una deriva social que hace que tengan peores estatus socioeconómicos. La esquizofrenia genera pobreza, no la pobreza. Inferir causalidad de asociaciones demuestra el nivel de conocimiento que tiene el Ministerio sobre estos temas», concluye Arango.

Otro psiquiatra con una larga trayectoria y presidente de los psiquiatras de la Comunidad de Madrid, el Doctor José Luis Carrasco también decía en esta misma noticia de La Razón: José Luis Carrasco, catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid y jefe de servicio de esta área en el Hospital Clínico San Carlos. «Decirle a un paciente deprimido que lo suyo se cura haciendo deporte o afiliándose a un grupo –prosigue– es lo más cruel que se le puede hacer. Es negar e invalidar su dolencia. Es como decirle ‘lo tuyo es una tontería, déjate de pastillas y ponte a hacer cosas’. Y si, además, se le invita a que se afilie a un sindicato u organización política nos retrotraemos al posicionamiento totalitario, estalinista o fascista ante la enfermedad mental». «Estas son las cosas que estigmatizan las enfermedades mentales. Pero, viniendo del Ministerio de Sanidad es, además de un desprecio, una burla sádica para los pacientes con depresión», añade. «Es propio de médicos a los que no les gusta la Medicina ni los pacientes, indocumentados y frustrados que se erigen en iluminados. Por eso se dedican a hacer ideología con los pacientes. El ideólogo presume de proteger a los débiles, sean pobres o enfermos. Pero en realidad los desprecia, no soporta compartir su sufrimiento», apunta.

Me encantaría que, desde ese Comisionado de Salud Mental, analizaran como fomentar el trabajo en el colectivo de personas con trastorno mental grave, que solo tienen la suerte de trabajar el 18% de las personas con un diagnóstico en salud mental, con lo esto significa de falta de relaciones humanas y falta de un proyecto vital de vida.

Mucho tiene que cambiar este Comisionado de Salud Mental para que no solo las personas que se califican de antipsiquiatría crean en este nuevo plan de salud mental ¿de verdad nos van a hacer creer que esto es serio?

José Manuel Dolader

Escrito por Radio Diversidad

0%